Cantidad de comida
En bebés de lactancia materna, ofrecer el pecho cada vez que tenga hambre, es decir, a demanda. Si no hay una lactancia más o menos continúa ofrecer el pecho cada 2 o 3 horas y nunca un ayuno mayor de 5 horas.
En bebés de biberón, no hay establecida una cantidad estándar de lo que debe tomar un bebé los primeros días, pero por poner una cifra que os pueda servir de guía, para un bebé de un peso aproximado al nacer de unos 3 kg., lo normal sería comer entre 10 y 20 ml. cada 3 horas, el primer día. Después irá aumentando levemente su demanda hasta ajustarla el mismo por sí solo.
Ejemplo: suponemos que el bebe toma 20 ml. de leche, echa bien los gases, le cuesta un poquito dormirse pero lo consigue. Después se despierta y pide de comer antes de las 2 horas, con mucha hambre, esto es señal de que la cantidad ha sido insuficiente. En la próxima toma intentaremos que tome un poquito más, por ejemplo unos 30 ml. y así vamos ajustando las dosis en función de sus necesidades hasta que tenga una pauta regular de comida cada 3 horas aproximadamente.
Nunca deberéis forzar a tomar una cantidad exacta.
Cada vez que el bebé manifieste la sensación de hambre darle de comer, pero si no la manifiesta intentad que coma aproximadamente cada 3 horas para que no le baje el azúcar y regule su función intestinal.
Hay una frase que siempre se cumple y que la tengo muy oída a compañeras enfermeras con mayor experiencia que yo y a personas más mayores y más sabias que son las abuelas y es muy cierta. Dice así “lo que el bebé no come por el día, lo come por la noche y viceversa”. Por eso yo recomiendo y sobre todo los primeros días, que durante el transcurso del día debéis de darle de comer muy regularmente cada 2 o 3 horas y durante la noche, los primeros días, seguiremos igual, dando de comer cada 2 o 3 horas aproximadamente.
Tras la primera semana ya no suele haber peligro de bajada de azúcar y su función intestinal estará regulada en gran parte.
A partir de aquí, seguiremos con esta pauta diaria e intentaremos dejar a demanda por la noche, sin que llegue a sobrepasar las 5 horas de ayuno. Con esta manera de dar de comer, a la larga, conseguiremos que el bebe tome por el día la cantidad necesaria y vaya espaciando sus tomas por la noche, con lo cual va a ir regulando el sueño, no tendrá el sueño cambiado y no os dará malas noches.  Estará más despierto por el día y más dormido por la noche.
Los bebés que manifiestan ansiedad y hambre continua, darle de comer y en el transcurso de 1 o 2 semanas se regulará por sí solo.
En las primeras semanas vigilaremos que el bebé esté activo y vaya ganando peso.

Pedro Camacho
www.colicolactantetalavera.es
Diplomado Universitario en Enfermería
Osteópata Craneosacral por The Upledger Institute (España),
Terapeuta del Método Rubio para el tratamiento del cólico del lactante
Miembro del Comité de Lactancia Multidisciplinar del Hospital Nuestra Sra. del Prado de Talavera de la Reina (Toledo).