El reflejo de succión es la acción en la que comienza el acto de la alimentación en el bebe.

Es una función muy importante y que el bebe realiza muchas veces durante los primeros meses, provocando en ocasiones tensiones y dolor en la zona de la Articulación Temporo-Mandibular limitando su alimentación.

Para mejorar el reflejo de succión en bebés que no lactan bien, que lactan más de un pecho que de otro o bien que se cansan mucho al hacerlo, empleamos la técnica osteopática de Sutherlan para regular el impulso rítmico craneal.

Normalmente mejora mucho en la primera sesión y se resuelve en 2 o 3 sesiones, notando que:

  • El bebé mejora la técnica de succión y vacia mejor el pecho
  • Se sacia tras las tomas
  • Regula su ritmo de tomas al pecho
  • Regula el patrón del sueño
  • El pecho se vacía correctamente cediendo la ingurgitación y evitando una posible mastitis
  • Las tomas ya no son dolorosas al mejorar la técnica de succión
  • El bebé comienza a alimentarse correctamente y empieza la ganancia de peso
  • Las deposiciones y las orinas se normalizan .
  • Con las heces se elimina la bilirrubina corrigiéndose la ictericia
  • Las grietas comienzan a cicatrizar y ya no aparecen nuevas lesiones

En pocos días se consigue revertir la situación y se logra una lactancia materna eficaz.

Duración de la consulta: 30 min aproximadamente.

Tarifa: 30€

Succión ineficaz cuando la toma es aparentemente correcta

Suele ocurrir en los primeros días de lactancia materna.

Normamente los profesionales en el hospital, tras el parto, han podido revisar una o varias tomas y aparentemente la posición de lactar y la succión son correctas, pero la mamá siente:

  • Dolor en el pecho durante las tomas
  • Grietas en forma de raya horizontal en la punta del pezón
  • Ingurgitación mamaria cuando viene la subida de la leche (pechos muy duros)
  • Sensación de que el bebé le muerde el pezón

 En el bebé se aprecia:

  • Signos de que pasa hambre, demanda constante, llanto irritativo porque no se sacia tras las tomas, o todo lo contrario, el bebé está adormilado cada vez más o incluso deshidratado

 En esos casos puede aparecer:

  • Una ictericia en el bebé. Se pone muy amarillo, debido al aumento de la bilirrubina en sangre, generalmente por falta de aporte.
  • Las heces siguen siendo meconiales o de transición o están ausentes.
  • Puede haber poca cantidad de orina o ausencia de ella.
  • Pérdida de peso excesiva.

Si esto es así, se necesita rectificar la forma de succionar del bebé y eso se puede conseguir con nuestro tratamiento de osteopatía sacro-craneal.