Para prevenir la deformidad de la cabeza del bebé, debemos aconsejar a los papás durante el periodo neonatal (más o menos entre las 2-4 semanas de vida) que adopten una serie de medidas domiciliarias para que la plagiocefalia evolucione de forma adecuada, ya que es el periodo en el que el cráneo del bebé tiene la mayor capacidad de deformación.

Estas recomendaciones son:

1.-  Colocar al bebé en posición supina (boca arriba) alternando la posición de la cabeza, tanto derecha como izquierda.

2.- Cuándo el bebé esté despierto colocarlo boca abajo por breves espacio de tiempo. Preferiblemente con el estomago vacio para evitar reflujos.

¡¡SIEMPRE BAJO VIGILANCIA DE LOS PAPÁS!!

3.– El bebé debe pasar el menor tiempo posible en gandulitas, sillas portabebés, sillas de auto, etc…para disminuir así los apoyos continuos sobre la zona occipital.

4.- Al coger al bebé en brazos evitar el apoyo sobre la zona plana. Mejor de pie o colocarlo de forma que tenga que rotar la cabeza.

5.- Cambiar la posición de la cuna, en la medida de lo posible, para que al bebé le entren los estímulos por el lado contrario a donde sufre el aplanamiento obligándole así a rotar la cabeza para mirar a sus papás.

Si tenemos en cuenta estos pequeños consejos ayudaremos considerablemente a la mejoría de la Plagio, obteniendo unos resultados óptimos en el tratamiento así como en el desarrollo del pequeñín.