En esta sección os ponemos las respuestas a algunas de las preguntas más habituales que nos han ido haciendo los papás y las mamás a lo largo de toda nuestra trayectoria profesional.

  • ¿Desde que edad se puede tratar al bebé?

    Se puede tratar al bebé desde el nacimiento.

    He tratado bebés desde los 4 días de edad hasta los 8 meses.

    La edad más comun de tratamiento esta entre los 15 y los 50 días.

    Es aconsejable tratar lo antes posible las molestias aunque sean leves, puesto que si lo alargamos demasiado pensando en que mejorará, los bebés adquieren costumbres y habitos de carácter difíciles de erradicar posteriormente.

  • ¿Tiene que estar comido el bebé para el tratamiento?

    Lo ideal es que esté recién comido, pero si no es posible se le dará de comer en consulta mientras el tratamiento.

  • ¿Que debes traerte si vas a venir a nuestra consulta?

    Traer un buen “cargamento” de pañales y toallitas húmedas de bebé.

    Si está tomando biberón aunque sea puntualmente, debes traer todos los tipos de biberones y chupetes que tengas.

  • ¿Es normal que el bebé haga menos deposiciones tras el tratamiento?

    No ocurre en todos los casos , pero si es normal que tras el tratamiento el bebé haga menos deposiciones porque la superficie de absorción de nutrientes aumenta, al desaparecer restricciones que producen atascos.

    Esto no significa que se produzca estreñimiento, que es diferente.

  • ¿Cuando se obtiene el resultado definitivo del tratamiento?

    El resultado definitivo del tratamiento se puede observar desde el primer momento del tratamiento hasta los 4-6 días después. Depende de la patología y de cada bebé.

  • ¿Que tengo que hacer si el bebé no mejora tras la sesión?

    Una vez efectuado el tratamiento con el que mejoran la mayoría de los bebés, puede ocurrir que no mejore en un porcentaje aceptable. (Con aceptable me refiero a que los papás observen que no vuelve a tener episodios de cólicos. Aunque se le pueden atascar gases, como bebé inmaduro que es).

    Si el bebé sigue con grandes molestias, no te preocupes, hay que buscar y diagnosticar la causa primaria que lo produce, que en un gran porcentaje suele ser una intolerancia alimentaria o un reflujo.

    Ya habremos intentado diagnosticar estas patologías en las primera sesión, pero observo en algunos bebés que al quitar las restricciones y atascos de las capas superficiales de su tejido en esa primera sesión, aparecen molestias nuevas que provienen de la causa primaria que originó los cólicos del lactante o molestia gástrica.

    No desesperes si te ocurre esto, podemos dar alguna “sesión extra” hasta dar con la solución a los llantos y el malestar de tu bebé. Algunos bebés necesitan algo más de tiempo.

  • ¿Interfieren las vacunas o los procesos catarrales en el tratamiento?

    En algunos casos he encontrado que coincide el tratamiento con la administración de una vacuna o un estado catarral del bebé y el tratamiento puede verse alterado porque el sistema inmunológico del bebé lo está también y la respuesta tisular puede no ser igual. No se produce en todos los casos, pero puede suceder.

  • ¿Que es el Reflejo gastrocólico?

    El Reflejo gastrocólico es un reflejo fisiológico que se produce cuando los alimentos llegan a un estómago vacío, provocando movimientos peristálticos en cólon principalmente.

    Este reflejo es el responsable del aumento de la necesidad de defecar que se produce a veces después de comer y que hace que el bebé empuje repetidamente.